martes, 15 de noviembre de 2016

¿Y si detrás de Trump hay algo que aprender?


Y si después del sobresalto y las sorpresas,
del Brexit y Trump y Syriza y Podemos,
hubiese unas lecciones que aprender...

Y si en vez del derrumbe y la indignación,
lo que estos golpes anuncian es un cambio en los principales paradigmas.

Si la ruptura con las formas finas y el buen rollito,
fuese el peaje que pagar por desatascar un estanque demasiado tranquilo
por permitir al río fluir de nuevo

Y si la botella aún pudiese verse medio llena...


Sí, por un momento dejo el disfraz Hari Seldon para vestirme de Rudyard Kipling ;-)


Llevo ya años comentando en el blog los que veo como principales problemas de España o Europa y, repentinamente, me encuentro con que, aunque sea a trumpicones, quizá la sociedad los esté enfrentando.

Quizá hemos dedicado demasiada atención a un multiculturalismo que nos halaga haciéndonos sentir sensibles y tolerantes, (1) cuando en realidad nuestros problemas no son tanto de racismo o intolerancia como simples problemas prácticos asociados a la inmigración: la seguridad, la integración, la capacidad de absorción de personas en entornos ya estables...


Quizá los políticos han dedicado mucho esfuerzo a jugadas "anti", cortoplacistas y de corto alcance. Anti-España, anti-EEUU, anti-Occidente, anti-economía... olvidando reconocer el inmenso valor del mundo en que vivimos. Jamás en Occidente se vivió tan bien y con tanta riqueza, seguridad y libertad. Jamás el mundo progresó tan rápidamente y redujo tanto la proporción de gente que vive en la pobreza (tercer mundo) (2)


Quizá nuestro problema de fondo sea más de análisis que de realidad. Quizá el paradigma de nuestro tiempo sea que el exceso de demagogia nos dificulta reconocer qué es lo que realmente tiene valor y nos arrastra por terrenos de fantasías sin sentido. (3)



Fuera del impacto que nos puedan causar las formas de algunos líderes, quizá debamos asumir que hay que cambiar enfoques.

 - Inmigración en vez de multiculturalismo;

 - Reconocer el valor de lo que tenemos (great again) en vez de golpearnos el pecho con estrategias anti quien sea; (4)

  - Quizá el grave calentamiento del clima sea un tema menos urgente que el calentamiento global que ya nos está quemando, el de la economía, con brutales mareas de empleo fluctuando entre Occidente y Asia, aparición de desiertos humanos en Oriente Medio o cambios en la polaridad de poderes en el planeta.


Quizá más allá del dedo haya una luna y lo importante no sea si nos mordemos las uñas.

Quizá sea necesario plantearnos que lo que pensamos habitualmente pueden ser pajas mentales, para poder cambiar de enfoque y ser sensibles a otras obviedades.

(3) Enlace relacionado: "Religión, ideología y populismo, el enfoque clínico"
(4) Enlace relacionado: "Estrategias anti"



/***/

Nota 4: (10 Dec 2016) Trump, un choque de emociologías
Trump ha sabido llevar la contienda electoral al terreno del choque de emociones en vez de razones.
Las posiciones enfrentadas no eran ideologías o programas de gobierno. Era algo a lo que aun no se ha dado nombre. Así que he inventado uno:

Emociología: estructura compleja de distorsiones cognitivas orientada a la movilización social y política mediante la influencia emocional. Utilizada muy habitualmente, de forma negativa, para promover el enfrentamiento de la ciudadanía en grupos a partir de algún elemento diferenciador (lengua, nivel económico...). 
Enlace relacionado:  Emociologías
 

Nota 3: (18 Nov 2016) Trump, Brexit, Syriza... son parte del choque entre la hipocresía buenista y la manipulación emocional básica.

Al reescribir esta entrada en inglés he ido aclarando ideas. Ya entiendo cual era la idea que me había generado las dudas, los "quizá". Ya no hay quizás. Hemos estado sometidos a dos tipos de manipulación, de demagogias de alta graduación y permanencia, que se se realimentan:

 - Una buenista: sofisticada, inteligente y sensible, que presiona a través de los sentimientos de culpa, el menosprecio y la burla;
 - Otra emocional: más básica y urgente, con miedos y odios y que presiona con agresividad.


 
Nota 2: (16 Nov 2016) Entre la hipocresía buenista y la manipulación emocional

Se habla mucho últimamente de los errores en las predicciones (Trump, Brexit...)

¿No es posible que detrás de estos errores esté la falta de atención a los verdaderos conflictos de hoy día? ¿Una cierta desconexión de la clase política (políticos, medios...) de los problemas reales de la sociedad? ¿De un choque entre la hipocresía buenista y la manipulación emocional?

Que el voto de la gente haya respondido, en un entorno en el que la demagogia es muy elevada,
tanto por idealismo hipócrita y partidista como desde el populismo de descarada manipulación emocional,
a resortes menos claros, menos expresados en voz alta, menos políticamente correctos y por lo tanto subterráneos.

No sé, esto lo tengo aun en el terreno de las pajas mentales, del brainstorming, aun no me resulta obvio.



Nota 1: (15 Nov 2106) Ante comentarios recibidos, me gustaría aclarar mi valoración sobre Trump a día de hoy (aun no se sabe cómo gobernará)
Yo no creo que haya ofrecido soluciones prácticas, constructivas o realistas. Creo que ha sabido conectar con las necesidades de una sociedad al menos en parte desatendida. Y pescar en ella desde la manipulación emocional característica de un populista.

¿Se ha estado hablando de multiculturalismo a gente que necesitaba hablar de los problemas asociados a la inmigración?
¿De antiamericanismo o anti-Occidente a gente que necesita sentir la grandeza de su vida normal, de sus sacrificios?
¿De los peligros del calentamiento global del clima a gente que no duerme por los problemas derivados de la economía global?
 



6 comentarios:

  1. Don Carlos, pues claro que hay algo que aprender. Y aprehender. Tenemos que coger nuestros valores y aferrarnos a ellos, cuidarlos y defenderlos. Tenemos que observar para definir que nos ha hecho ser la mejor zona del mundo y el mejor tiempo de la Humanidad en libertades y comodidades de todo tipo.

    Últimamente la clase política nos ha hecho dudar de que eso fuese eterno, y como consecuencia el populacho ha empezado a perderle confianza. Han conseguido con su mal hacer lo que no consiguieron con sus esfuerzos: Que las personas que siempre pasaron de política se interesen por ella.

    Han logrado que la gente tuviera miedo al futuro, cosa que no pasaba desde la 2ª Mundial, y viendo que no se hacen cosas que aleje ese miedo, el personal vota a quién parece que puede hacerlo desaparecer y en un momento dado cambiarlo por orgullo.

    Trump es imposible sin un Obama por delante.

    Fulano de Mileto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo veo a Trump como la consecuencia del choque entre
      la hipocresía buenista de lo políticamente correcto
      y la más burda manipulación emocional.

      Un saludo Don Fulano de Mileto,

      Eliminar
    2. Don Carlos, pues yo veo en el voto al Trump una cosa que hace mucho no veía en el votante occidental:REALISMO, y por ello la aceptación del riesgo.

      Fulano de Mileto

      Eliminar
    3. No sé, yo lo entiendo más como reacción o voto por exclusión que como realista.
      Creo que necesitaría que me pusiese ejemplos para que entender a qué se refiere.

      Ha podido enfocar en algunos temas que no se trataban lo suficiente, pero no he percibido que los tratase de forma realista sino más como reality show. Es decir, tomando temas de la realidad pero tratándolos de forma distorsionada (show)

      No creo que un psicólogo que analizase sus mensajes no detectase distorsiones de forma repetida.

      Un saludo,

      Eliminar
    4. Don Carlos, sería muy extenso argumentar sobre mi afirmación de más arriba; pero abusando de lo escueto le diré:

      Hasta ahora, cuando se votaba en USA no había peligro. Cualquier candidato daba garantías de continuidad. Sólo les separaban matices; pero con el señor Trump la cosa ha cambiado: Hay muchos useros que han decidido votar con riesgo desde el realismo de que de verdad existe.

      Fulano de Mileto

      Eliminar
    5. Hola Don Fulano de Mileto, me ha gustado lo de votar con riego desde el realismo de reconocer una verdad que se oculta.

      El problema, a mi modo de ver, está en el porqué del riesgo. Creo que lo hay porque el discurso de Trump también oculta algo, aunque sea algo distinto. También es manipulador.

      De ahí lo que yo llamo el choque de manipulaciones. La buenista y la emocional.

      Un saludo cordial,

      Eliminar