sábado, 5 de noviembre de 2016

El PSC, motor de la deriva populista del PSOE


El papel PSC en el origen de la crisis del PSOE

Susana Díaz ha conseguido un logro importante al impedir el abordaje de Podemos a la nave socialista. Evitando que Sánchez, como caballo de Troya, abriese con nocturnidad las puertas del partido a los populistas de izquierda y del nacionalismo. ¡Chapeau!


Pero ya está en marcha la siguiente jugada, y todavía no se ha aclarado cuál es el punto débil que hizo vulnerable al PSOE. En mi opinión, el partido está pagando sus excesos de demagogia, que han dado cancha a los populismos irresponsables de distinto signo.

Excesos que se desarrollaron muy marcadamente durante la época de Zapatero


y que llevan a recordar cómo se aupó éste a la secretaría general, con el PSC tanto de apoyo orgánico como de inspiración estratégica.

1999 - Aparición de Basta Ya, movimiento regenerador procedente del entorno del PSOE. Su lema, "contra el nacionalismo obligatorio"

2000 - Zapatero alcanza la Secretaria General del PSOE con el apoyo de Maragall, a quien recompensó con el puesto nº1 en el Comité Federal
2001 - Sustitución de Nicolás Redondo por Patxi López, frenando la fuerte reacción constitucionalista de aquellos momentos en el País Vasco (PP-PSE 32 escaños, la mayoría absoluta es 38)
14 Dic 2003 - Pacto de Tinell: acercamiento a ERC (populismo nacionalista) y exclusión del PP (populismo de izquierda)
20 Dic 2003 - Maragall Presidente de la Generalidad de la mano de ERC.
2004 - Zapatero Presidente del Gobierno con el voto favorable de ERC y BNG
2006 - Estatuto Cataluña de signo nacionalista y con elementos contrarios a la Constitución.
2007 - Aparición de UPyD. La deriva nacionalista del PSOE es ya tan profunda que figuras como Rosa Díez o Savater no ven otra opción para defender el constitucionalismo que hacerlo con otro partido.



Qué es el nacionalismo

Creo que no hay que olvidar cuál es la naturaleza de los nacionalismos españoles: no surgen de colectivos oprimidos ni responden a diferencias culturales importantes, son unos nacionalismos esencialmente propagandísticos.

Y el filonacionalismo del PSC o el PSE permite la penetración de esta propaganda. Algunas características para entender mejor a qué nos referimos:

 - El nacionalismo nunca se considera malo del todo. El malo último, causa de todos los males y a quien se debe excluir, siempre ha de ser el PP (Tinell, rechazo apoyo ayuntamiento de Badalona, "no es no"...).

 - El nacionalismo puede saltarse la ley sin consecuencias (banderas, lengua, 9N, Estatuto catalán...) con la excuda de evitar convertirnos en una máquina de hacer independentistas. La realidad obvia es que permite a los nacionalistas jugar con ventaja.

 -  Colaboración simbólica. Todos podemos imaginar a alguien del PSE con una ikurriña o del PSC con senyera. ¿Y con la bandera de España? No, eso no, claro. Esto aplica a todos los ámbitos de la vida. Deporte, administración, escuela, medios de comunicación...  


Este juego del nacionalismo propagandista y del filo-nacionalismo de apoyo lleva a una importante conclusión: para resolver el problema no se precisan tanto cambios políticos como de discurso. Bastaría con que los dos partidos estructurales, PP y PSOE, no diesen carta de naturaleza ala propaganda nacionalista.


El momento de resolver el problema

El problema de ETA, que tiene similitudes con el de los nacionalismos, se resolvió en el momento en que PP y PSOE colaboraron. Y esta colaboración fue posible porque las condiciones hicieron viable un interés mutuo.

Hoy ocurre algo similar respecto del nacionalismo antidemocrático. Se dan las condiciones para que PP y PSOE colaboren en su resolución.
 
Hay motivos para que el PSOE no retrase el saneamiento o sustitución del PSC:
hay 4 años por delante hasta las Generales, tiempo suficiente para partir de cero si fuese necesario;

el PSC ya no es el codiciado y poderoso granero de votos del PSOE (tampoco lo son el PSE o el PSIB, igualmente filo-nacionalistas);
el reposicionamiento unificaría y fortalecería a un PSOE ahora fragmentado organizativa e ideológicamente;
con Convergencia, Podemos, ERC y CUP no hay hueco para otro partido de izquierda nacionalista catalán: el PSC no tiene hueco por libre;
– Al PP también le interesaría y lo apoyaría, ya que los dos grandes partidos nacionales se realimentarían, creciendo a medio plazo en Cataluña y País Vasco;
marcaría una diferencia esencial entre el PSOE y Podemos y bloquearía la ventaja actual de estos últimos en los territorios con nacionalismos.
 


Ahora es el momento, y la solución debe ser estructural, no puede ser un paripé temporal. Ha de responder a una reorientación estratégica de fondo que no dé cancha a los populismos de cualquier signo.

/***/

Nota 5 (11 Dic 2016) Emociologías
Un concepto importante para entender tanto los nacionalismos y populismos como para prevenir de distorsiones en las reacciones anti-nacionalistas y anto-populismos.


Nota 4: (22 Nov 2016) La cesión del PSE es además innecesaria y peligrosa
Como indico abajo, el pacto PNV-PSE supone una promoción del populismo nacionalista de fondo. Algo peligroso de por si, ya que es el caldo de cultivo de posteriores fases extremas a lo Trump, Escocia, Brexit, Syriza, Mas...

Pero además, después del desarrollo que ha tenido la alianza de CiU con los extremismtas en Cataluña, es claro que era innecesario. El PNV sabe de sobre que no le conviene gobernar dependiendo ni de Bildu ni de Podemos. Hubiese aceptado una legislatura sin promoción de su populismo.  Y el PP estaba ahí para reforzar la posición del PSE... de haberse mantenido.




Nota 3: (21 Nov 2016) El pacto PSE-PNV, un paso para atrás

Vaya por delante que soy partidario de que todos los partidos pacten, si, todos, incluido PP con Bildu, por poner un ejemplo vistoso. Contrario a trincheras y sectarismos. Pero esto obliga a analizar el cómo de la colaboración. Qué aporta a la gente, a la vida política y a los partidos concretos.
Por ejemplo, me parece claro que en el País Vasco conviene que pacten con el PNV el PSE, el PP o incluso ambos. Da estabilidad y normalidad.

Ahora el cómo.
El pacto del PSE con el PNV arranca de espaldas a la dirección y con el riesgo de ser otro foco de contaminación populista. Algún ejemplo, analizándolo en global, como estrategia para España y el PSOE

 - ¿En serio cree el PSOE que lo que necesita el País Vasco es "reafirmar su autonomía"?

 - ¿Hay necesidad de defenderse de: "un fuerte impulso recentralizador que desconoce la voluntad política territorial e ignora su pluralidad y diversidad"? Por favor, ¿hay alguien que se crea que se respeta más la diversidad dentro del País Vasco que la diversidad entre CC.AA.? ¿En serio pretende el PSOE que a quien hay que defender es al nacionalismo?

 - Aceptan no poner líneas rojas al debate de conceptos como el "reconocimiento de Euskadi como nación" y el "reconocimiento del derecho a decidir y su ejercicio pactado en un marco de negociación y acuerdo dentro del ordenamiento jurídico vigente en cada momento. ¿En serio el PSOE considera que estos no son debates populistas a evitar porque sólo enfrentan a la gente sino que son debates a promover?

Sinceramente, creo que lo del PSE-PNV es un paso atrás en la recuperación de un PSOE sano. Una cosa es colaborar en el gobierno, con sus logros y cesiones, y otra aceptar y apoyar un avance neto en la promoción del populismo nacionalista
Más trabajo interno para el PSOE antes de poder dedicar sus esfuerzos a enfrentarse al PP. Más tiempo para unir orgánicamente y sanear de populismo al PSOE.
Y esto puede ser más difícil de reconducir, los actuales dirigentes del PSE estarán protegidos por los cargos, atornillados por el poder.

Descargable del pacto PNV - PSE


Nota 2 (9 Nov 2016) Nadie cuestiona que Trump utiliza demagogia populista

Pero a veces es aun más impresionante la respuesta. Aquí el medio de referencia del PSC presentándonos una populista estampa del demonio.
 

Nota 1: (5 Nov 2016) Una curiosa coincidencia. Justo hoy al publicar mi entrada, El País publica un artículo de Patxi López y una noticia en la que le propone como candidato de consenso para liderar y unir al PSOE.
En el fondo era de esperar. En un momento en el que el PSOE puede avanzar hacia una importante regeneración. Igual que ocurrió cuando el constitucionalismo amenazó con regenerar al PSE de la mano de Nicolás Redondo, apareció Patxi para bloquearlo.
Me da que Patxi López se ha especializado en liderar los bloqueos a intentos de regeneración.

4 comentarios:

  1. La verdad que me encanta su optimismo con respecto al posible devenir del PSOE y la nueva legislatura, yo desgraciadamente soy mas pesimista.

    La posición del PSOE es extremadamente delicada, por un lado se les ha ido mucha gente hacia opciones de centro-derecha pero muchisima mas hacia Podemos, por un lado no puede pretender ser Podemos porque éste se lo comería y por otro tampoco puede hacer demasiadas concesiones al Gobierno porque igualmente Podemos sacaría partido ¿Que hacer? Hay esta el dilema.

    Lo responsable, pues lo que usted dice, 4 años para regenerarse haciendo una buena oposición al Gobierno y poner mucha tierra de por medio con Podemos, desenmascarando sus propuestas suicidas no dándolas cancha, pero me temo que esto va a ser muy dificil, mas aun con los ajustes impuestos por Bruselas que se nos vienen encima y que habrá que aplicar si o si, luego estaria la propia lucha de poder en el partido que yo no veo aun resuelta y el tema del PSC, un autentico cancer dentro del PSOE que tarde o temprano habra que estirpar y quizas ahora sea el momento porque supondria una menor sangria de votos que la podria haber supuesto hace años.

    En fin menuda papeleta tiene el PSOE.

    Mi pronostico es que estamos ante una legislatura corta de no mas de dos años, se aprobaran los presupuestos para 2017 y poco mas aunque espero estar totalmente equivocado y que usted tenga razon.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,

      Sí, reconozco que mi posición es optimista. Aunque espero que realista, veo varias opciones y "elijo" la que supone que los protagonistas hacen lo más razonable.

      El PSOE tiene dos retos inmediatos. Uno es acabar con la lucha de liderazgo (todos con Susana, no veo otra opción). El otro alejar el discurso del populismo de izquierda y nacionalista desactivando así a Podemos.

      Si no lo consigue veo probable la legislatura corta y un PSOE... con mal futuro. Lo que usted comenta. Pero creo que los actuales dirigentes son más conscientes de la situación de lo que verbalizan. Los problemas se arreglan en el vestuario, deben pensar.

      Otra variable es el PP. Ahí mi apuesta es que Rajoy facilitará la recuperación del PSOE siempre que este opte por regeneración del populismo. Esto también podría fallar, claro. Pero me da que Rajoy juega a pasar a la historia como un gran gobernante que arreglo el país, oposición incluida.

      Imagino que en ultima instancia el optimismo también es cuestión de carácter ;-)

      Un saludo,

      Eliminar
    2. Parece que van en serio ya con el PSC:

      http://politica.elpais.com/politica/2016/11/10/actualidad/1478802131_361018.html

      Coincido con Alfredo, no lo veo tan fácil. Lo que yo palpo entre el votante tradicional del PSOE es decepción. Sólo veo algo de ilusión entre los que fuimos alguna vez votantes y hace mucho dejamos de serlo.

      Desde luego, los políticos implicados están en un papel nuevo, algo que nunca han tenido que hacer. Rajoy ayudando (sin que se note demasiado) a la oposición, la oposición al gobierno y todos desenmascarando a Podemos. Por primera vez, todos trabajando por España. No estamos acostumbrados a tanto y no sé si la gente sabrá valorarlo.

      Eliminar
    3. Hola Lorenzo, para no ser optimista... ;-)

      Y ya en serio, es cierto que es difícil. El populismo del PSOE es de los que yo llamo "de partido", consecuencia de una propaganda constante durante décadas. Un populismo que ha calado fuertemente en la militancia y gran parte del electorado de izquierdas. E incluso en una parte importante de los cuadros del propio PSOE.
      http://pajobvios.blogspot.fr/2016/11/populismo-modos-de-empleo.html

      Eso no es fácil de curar. Y el PSC es el foco más intensamente afectado ya que padece intensamente ambas variantes del virus, la nacionalista y la izquierdista. Sólo hay que ver como se acercan a ERC y Podemos.

      Un saludo, es grato ver a gente hablando ya explicitamente en términos de populismo, para que algo se cure primero conviene un buen diagnóstico.

      Eliminar