viernes, 6 de marzo de 2015

La fantasía de la izquierda. Un cuento de buenos y malos



Ayer, en los comentarios de una noticia sobre las elecciones andaluzas, recibí esta contestación:
"Zp fue un inutil, pero el mal viene desde Felipe Gonzalez con la desindustrializacion a cambio de subvenciones y Aznar puso los cimientos para la catástrofe. Al menos Zp fue una buena persona y bastante honrado en su ejecutoria para ser político, cosa que no puede decirse de todos."

Y pensé que sí. Que por eso la gente puede insistir en un gobierno a pesar de ver como obtiene malos resultados durante décadas. Andalucía puede tener el mayor paro de España y llevar treinta años gobernados por los mismos. ¿Y? Al menos nos gobiernan los buenos. Los de buen corazón.

¡Qué absurdo! ¡Y que real!
 El mundo de la política como un cuento de buenos y malos. Lo que Santiago González llama lágrimas socialdemócratas, que parezca que tienes buenos sentimientos y tendrás el voto.
Como si no se tratase de ver quien propone soluciones más eficaces y contrastadas contra el paro sino quien se muestra más sensible a los padecimientos que implica.



Por dejar claro mi punto de vista:
En democracia, puesto que el respeto a todas las personas y a todas las ideas [respetuosas] se exige por ley, tratar las cuestiones como enfrentamiento de buenos y malos, ricos y pobres, vascos, catalanes y castellanos, religiosos y ateos o cualquier cosa del estilo, no tiene sentido.
Eso son cosas de las autocracias o de las colonias donde unos tienen voz y otros no.

En democracia lo que importa es el buen o mal hacer del gobernante concreto. Hacia qué fin dirige a la gente, de qué manera y con qué resultados.
Y un gobernante puede ser buenísimo para la gente y ser de derechas, izquierdas o nacionalista. Y traer prosperidad, colaboración y buen rollo. O ser muy malo y traer lo contrario. Sea del partido que sea, sí.

/***/

P.S.: Algo que he leído que creo que viene muy a cuento, lo que decía Cantinflas: "No hay que acabar con los ricos, lo que hay que hacer es acabar con los pobres...".
Creo que esa es la diferencia entre la realidad y la fantasía. En la fantasía la sociedad ideal se obtiene por la lucha y el enfrentamiento a un supuesto malvado. En la vida real la prosperidad se consigue trabajando y colaborando en vez de destruyendo y buscando el enfrentamiento.

P.S.2: (25 Dic 2015) (@BrainstormCarlo) Antes franquista equivalía a antidemocrático e intolerante. Ahora es cosa de llevar chaqueta o no, nombres de las calles...

23 comentarios:

  1. Otro ejemplo.

    España está saliendo de una crisis larga (ya van 7 años) y profunda (23% de paro) con un crecimiento actual mayor que la media europea.

    Y ¿qué dice la mayor parte de la prensa (española) y de la gente?
    Pues algo así como que Rajoy ha hecho recortes por algo así como el gusto de la derecha por machacar a la gente corriente. Vamos, que es malo y solo le interesan los poderosos.

    Así que luego noticias como esta son normales: "La incertidumbre política en España deja al Ibex 35 rezagado"
    http://www.eleconomista.es/mercados-cotizaciones/noticias/6531836/03/15/El-Ibex-35-arranca-con-subidas-sobre-los-11150-puntos.html

    ResponderEliminar
  2. Pues yo estoy encantada. Porque Rajoy se ha atrevido a proponer a Aguirre como Alcaldesa de Madrid, y a Cifuentes para la Comunidad.
    Por tanto, ganen o no ganen ( y me parece que tienen que ganar las dos ), yo, a Rajoy le votaré en las generales.
    ¡Qué alivio !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Doña Viejecita, me alegra que le guste la elección.

      Para mi no era un tema tan importante.Me gusta la política de los gobiernos que gobiernan pero no tanto la de los partidos cuando buscan en apoyo en las elecciones.

      Me gusta el PP que sustituye a Rato por Goirigolzarri para que destape sin chanchullos el verdadero agujero de Bankia. Pero no me gusta el PP que llama naranjto a Rivera o Pablito a Iglesias.

      Me gusta que el PSOE hiciese una ley de matrimonio homosexual. Pero no que se pasase el día llamando homófobo al PP.

      Me gusta que Albert Rivera denuncie los excesos de un nacionalismo que se vuelve irrespetuoso en sus excesos. Pero no cuando se lanza a una campaña nacional para la que creo no está preparado.

      Me gusta Rosa 10 cuando se enfrenta a su partido por su mala estrategia contra ETA y el nacionalismo en general. Cuando lo hace con valor y honestidad, dejando el puesto y escaño. Me gusta cuando pide reajuste de escaños para que los nacionalismos no obtengan un poder excesivo al controlas el fiel de la balanza. Me gusta cuando denuncia los excesos.de los políticos (que no casta) con coches o dietas injustificadas. Me gusta cuando intenta que su partido mantenga una disciplina interna que dificulte la aparición de corruptelas... Sí, tiene mucho que me gusta. Pero no me gusta que acuse al PP de la crisis en vez de reconocer que nos está sacando de ella. O que iguale en la crítica lo que era inaceptable búsqueda de "colaboración con ETA" con los que es una estrategia para su fin.

      Y así todos. Me gustan los gobiernos y me desagradan las campañas.

      Venga, un abrazo,

      Eliminar
  3. Como dice hoy Vargas Llosa:
    Al borde del abismo
    http://elpais.com/elpais/2015/03/05/opinion/1425574170_911524.html
    La lucha contra el subdesarrollo siempre estará amenazada de fracaso y retroceso mientras las dirigencias políticas de América Latina no superen ese estúpido complejo de inferioridad que alientan contra una izquierda a la que, pese a las catastróficas credenciales que puede lucir en temas económicos, políticos y de derechos humanos (¿no bastan los ejemplos de los Castro, Maduro, Morales, los Kirchner, Dilma Rousseff, el comandante Ortega y compañía?) conceden todavía una especie de superioridad moral en temas de justicia y solidaridad social.


    ¡Qué eficaz lo de ir de buenos! ¡Como confunde a la gente, que desearía un gobierno "de buenos"! ¡Que precaución genera en todos los políticos, que nadie los pueda tachar de "mal corazón"!

    ResponderEliminar
  4. Después de ver un poco el debate de ayer (muy poco en realidad)

    Susana Díaz se envolvió en la bandera (la crítica que se le dijese a ella pretendía que era a Andalucía) y jugó a buenos y malos.

    El Moreno no me pareció mal. Pero tampoco era claro en su defensa de cambios concretos. Tenía demasiado interés en parecer siempre "social", en parecer "bueno".
    Como un médico que no quisiese decir el tratamiento que aplicaría no sea que se le considerase "malo" si algo de lo que proponía era desagradable. Y salir de la crisis nunca es solo un camino de rosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que es un error por parte del PP. Si quiere resultar creíble tiene que decir también la parte mala. Lo que hará para conseguir disminuir el paro.

      No solo los actos tienen que ser valientes. También el discurso. Imagino que la gente lo entenderemos si lo que se propone es verosímil. Pero si solo dicen que crearán un millón de puestos de trabajo... bueno, ahí juegan con cartas marcadas y apuestan por las generales solo. Porque entonces esperan que no sea una predicción sino un hecho.

      Eliminar
  5. Leo que en Andalucía se da por segura una victoria del PSOE.

    Una pena. Porque si hay algo obvio son los resultados frente al paro de los gobiernos de PP y PSOE. Solo hay que mirar los últimos 30 años de España. Y mira que Andalucía lo necesita.

    Pero bueno, si han conseguido que no se vote con la cabeza sino con la emoción, eso tan manipulable... una pena.

    ResponderEliminar
  6. No me ha gustado Susana Díaz en campaña. No respeta en los debates y apenas hace otra cosa que envolverse en la patria y elevar el tono para que prime la emoción sobre la razón. No mola.
    Pero no sé cómo es como gobernanta y parece eficaz como estratega (aunque le esté resultando difícil hacerse con el PSOE, pero es normal, es mucho mordisco).

    El caso es que el PP tuvo un buen momento para subir al gobierno en Andalucía allá por las elecciones de Noviembre de 2011. Cuando la voz mayoritaria era el cambio hacia el PP. Pero el PSOE andaluz se manejó bien y sacó a Andalucía de la marea. Pudo parecer una posposición inútil, pero no, no lo fue. Dos meses después de alcanzar el poder, el gobierno de Rajoy sufría ya un enorme desgaste por dos frentes.
    Uno. Europa no le dio margen. Se llevaban demasiados incumplimientos y trampas y exigió medidas inmediatas (subida impuestos...) sin la más mínima confianza o plazo frente a la declaración de buenas intenciones del gobierno Rajoy.
    Dos. Rajoy permitió que se iniciase inmediatamente una guerra de medios contra él. No intentó calmar con ningún botín a parte de los medios que le habían aupado, El Mundo, Libertad Digital, Intereconomía.... iniciaron una campaña "a degüello".

    La consecuencia fue clara. La ventana andaluza no se abrió.

    Y de nuevo, en este año electoral de 2015, el PSOE parece haber elegido bien los tiempos. Rajoy augura un millón de puestos de puestos de trabajo entre 2014 y 2015. Una predicción con truco. Ahora le acusarán de engañar, de falsas promesas, pero cuando toquen las generales no será una apuesta sino ya un hecho. Y podrá hacerse valer con él. Toda su estrategia apunta a ese momento y con razón. Así que.... sí, al adelantar las elección andaluzas el PSOE lo que ha hecho es pillar al PP en la zona baja de la onda. Cuando aun está tomando impulso para saltar.

    A mi me da un poco de pena por los andaluces, a los que creo que ya les vendría bien un poco de cambio. Y porque su paro es alto y la eficacia de PP y PSOE frente al paro está más que contrastada. Pero ahí andamos. Y en general España va ya para arriba, así que tampoco creo que se ya a empeorar, sencillamente será más lenta la recuperación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, parece que muy lejos de la realidad no andaba.

      Eliminar
  7. Mucho verde ha venido vestido de morado, parte del azul rebotó en naranja... Y la roja ha demostrado su poderío manteniendo mejor que el resto los trastos.
    Hay que reconocerle a Susana peso político, si señor.
    A ver qué tal ahora lo que debería ser lo importante, el gobierno. A ver si hay paz política, colaboración, más trabajo que propaganda... y baja el paro andaluz.
    Oj-Alá

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro posible resumen.

      Descalabro PP... tiembla Sánchez. ;-)

      Imagino que Susana ha cumplido con el exterior por este año. Ahora se dedicará a labor interna en el partido. A hacerse con él.

      Y no veo sentido criticar a los andaluces como estoy viendo en algunos comentarios en los periódicos.. Susana lo ha hecho bien y por eso ha ganado. Eso es todo.
      Ha sabido coger con el paso cambiado al PP y navegar en la ola de Podemos y Cs. Chapeau, mi felicitación.

      Eliminar
  8. Cosas de la demagogia de Syriza.

    Han hecho creer a mucha gente que sus males provienen de fuera. Que sin las presiones exteriores serían prósperos. Y es al revés, precisan de ayuda exterior para ser prósperos.

    Así que han colocado al país en posición de enfrentamiento hacia aquello con quienes les conviene colaborar. Un desastre.

    ResponderEliminar
  9. No, yo creo que todos somos buenos y malos.

    Creo que está bien que los sindicatos ejerzan una voz crítica en las empresas. Que el PSOE haga una ley de matrimonio homosexual. Que el PP organice la economía para que nuestros esfuerzos nos rindan...

    Todos están compuesto de gente buena, mala y, en realidad, buena y mala. O todo lo contrario.

    Lo que creo es que no se puede transformar la política en un juego de buenos y malos.

    ResponderEliminar
  10. Todos somos buenos y malos.Bueno.Pero las ideologías de derechas crean más pobres,más desigualdad social.Ejemplo:lo que hace el PP en España.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veamos. En la época de Zapatero se dio lugar a 3 millones de parados. ¿No es eso el paradigma de crear pobreza y desigualdad?

      No olvidemos que las crisis siempre dan lugar a un aumento de las desigualdades. No creo que se pueda valorar en esos términos ahora. Si una vez fuera de la crisis con un gobierno aumentan las desigualdades, eso si que se puede valorar.

      Eliminar
  11. Ojalá no nos desviemos del camino. Los casos de Grecia y UK muestran claramente dos vías. O aceptar la crisis y actuar en consecuencia o negarla y hacer demagogia de buenos y malos. Como si quien toma medidas frente a la crisis fuese una especie de sádico que disfruta maltratando al electorado.

    ResponderEliminar
  12. He comentado en una noticia de El País que quizá en España pase como en UK.
    Que una cosa es que a todo el mundo le guste ir de idealista y sensible y critique toda medida dura que se tome. Y otra que no sepan que se toman porque es la única manera de realista se tener una economía prospera, viable. Hay que estar muy ideologizado para poner antes los colores que la propia prosperidad.

    Y me han contestado:
    /***
    ¡ Que realista eres ! Cómo se nota que no te han reducido el sueldo un 20 % , no has perdido tu trabajo, ni te han echado de tu casa .... pero bueno , a todo realista le llega su San Martín ;)
    ***/

    Así que me ha quedado claro. Puede haber un voto oculto para el PP. Ya que manifestarse a favor de lo que está haciendo te puede convertir en blanco de ataques verbales. Te puede convertir en una especie de "malo", "egoísta" o al menos "insensible" oficial. Alguien a quien puede estar bien visto dar caña.

    ResponderEliminar
  13. Hay un dicho de psicología que me gusta: "Te cuidado con lo que deseas porque es probable que lo consigas".

    Si se juega mucho a fantasear con la igualdad no es improbable acabar buscándola por el camino más viable, atacando al que tiene. Que es más fácil destruir que construir. Y la envidia y el rebote tienen su aquel.

    Imagino que la izquierda se ha especializado en eso. En ir contra el rico, ir contra el PP, ir contra las grandes empresas, contra los partidos asentados, contra los gobiernos y los poderosos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y por ser equilibrado, el deseo excesivo de libertad también tiene sus peligros.

      Se puede llegar a valorar tanto el que nada ataque la libertad de elección y la independencia personal que olvidemos que los humanos somos seres sociales, que necesitamos de la sociedad.

      Y que hay pocas cosas con importantes como la redistribución derivada de impuestos o la cobertura del llamado Estado del Bienestar.

      Me gustó, como suele, lo que opina Steven Pinker sobre la ética. Hay tres esferas de la moral en el hombre:
      - La ética de la autonomía. Imparcialidad, justicia...
      - La ética de la comunidad. Costumbres, obligaciones, respeto, grupo...
      - La ética de la divinidad. Pureza, santidad... no mola la corrupción


      Pues eso, que naturalmente nos tiran esas cosas. E imagino que todas son buenas... con mesura.

      Eliminar
  14. El lema del PSOE para las municipales: "Gobernar para la mayoría"

    ¿No suena casi obsceno? Se gobierna para todos, por defiición.
    Pero cuando uno vive jugando permanente a diferenciar entre ricos y humildes, buenos y malos... acaba haciendo eso. Declarandose un partido de clase, de parte. Una pena.

    Y no creo que valga la pena ni desmontar lo falso que es. Lo puramente demagógico. De cuento.

    ResponderEliminar
  15. La izquierda... ¡qué decir de ella! Vive de la fantasía. De un cuento de buenos y malos, sin biblia pero con mucho sentido de la propaganda. De la imagen, la tertulia, la indignación y la repetición machacona de eslóganes sencillos e impactantes.

    Es como una Iglesia. Y como tal no les va a afectar lo que hayan hecho mal los propios (Santiago González, resume muy bien hoy en su blog algunas claras malas prácticas de la candidata de Podemos al ayuntamiento de Madrid).
    Solo importará si sale machaconamente en pantalla, como pasó con Monedero o con los curas pedófilos. Como pasa como los millones de asesinados por regímenes de izquierdas en la historia.
    A las iglesias y sus adormecidos seguidores de Hamelín solo les preocupan los hechos si dan lugar a una la propaganda contraria que les pueda romper la fila. Si les sacan del ensueño colectivo de su cuento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi en realidad esto me parece muy coherente.

      ¿Por qué a UPyD y Cs no les salen crorruptelas y a Podemos no paran de salirles aun sin haber tocado poder?

      Porque UPyD son partidos que surgen para proponer una regeneración. Con mayor o menor realismo pero con un objetivo concreto.

      Pero Podemos en un partido de ideología. De fantasía. De seguidores de un cuento de buenos y malos. Y como tal ¿quien pretende que sea real? ¿que importa que una película sea verosimil si es buena, si engancha?

      Eliminar
  16. Carmena en El País
    http://politica.elpais.com/politica/2015/06/04/actualidad/1433434205_352589.html

    ¿Sobre Felipe y Venezuela? Habla de los deshaucios y acusa a Felipe ¿Sobre el secesionismo? Carmena básicamente evita argumentar en contra del procedimiento del proces (pasa del respeto a la ley), resuelve su posición política apelando al sentimentalismo (a mi me daría mucha pena que se separasen) y machaca el clavo de siempre (la culpa es del nacionalismo español, tan intolerante e injusto).

    Más claro agua. Cuando se habla de algo negativo de un partido de izquierda radical... esquiva el tema y luego critica otra cosa de alguien que vaya contra la izquierda radical.
    De libro.

    ResponderEliminar